Etiopía.- El TPLF asegura que controla la capital de Tigray y pide la entrega de ayuda humanitaria a la población

El Gobierno ha declarado un alto el fuego unilateral sin pronunciarse sobre la situación en Mekelle

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

El Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF) ha asegurado este martes que controla la capital de la región de Tigray (norte) tras la retirada del Ejército y después de que el Gobierno anunciara un alto el fuego unilateral y ha reclamado la entrega de ayuda humanitaria a la población de la ciudad.

El Gobierno etíope no ha confirmado por el momento la pérdida del control de Mekelle, tomada en el marco de la ofensiva lanzada en noviembre de 2020 contra el TPLF –que entonces gobernaba la región– tras un ataque del grupo contra una importante base militar en la ciudad.

Sin embargo, fuentes citadas por el diario ‘Addis Standard’ aseguraron el lunes que el TPLF había irrumpido en la ciudad, tras lo que las autoridades interinas establecidas por Adís Abeba en la región pidieron un alto el fuego, aceptado por el Gobierno central.

En este sentido, Faseha Tesema, asesor del TPLF, ha destacado que «la inmensa mayoría de la población (de Tigray) está ahora bajo el gobierno de Tigray», antes de incidir en que «la comunidad internacional no tiene excusas para decir que el Gobierno de Adís Abeba les ignora».

«Pueden traer toda la ayuda internacional a la inmensa mayoría de los tigriñas que la necesitan, dado que la situación sobre el terreno permite la entrega de ayuda», ha explicado Faseha, en unas declaraciones concedidas a la cadena de televisión británica BBC.

Asimismo, ha denunciado que la población de la región «ha sido sometida a todo tipo de atrocidades, incluido el uso del hambre como un arma», en el marco de la ofensiva contra el TPLF, en el que las fuerzas etíopes han contado con el apoyo de militares eritreos.

«Ahora eso ha terminado y la comunidad internacional debe ayudarnos a alimentar a la gente», ha resaltado, al tiempo que ha incidido en que «lo primero que pidieron los tigriña era ser capaces de vivir en paz». «Lo primero que deben hacer es salir de lo que han vivido durante los últimos ocho meses», ha añadido.

El asesor del TPLF ha hecho hincapié en que «no hay electricidad en todas las zonas de Tigray, al margen de Mekelle». «No hay líneas de teléfono. Lo primero es que la gente tenga algo de normalidad. Por primera vez nuestra capital regional está en paz. Es momento de luto y de esperar a ver qué pasa», ha remachado.

El Ejecutivo de Etiopía ha argumentado que la decisión del alto el fuego fue adoptada «tras la debida consideración de las necesidades sobre el terreno y tras las consultas con académicos, empresarios y líderes religiosos y tradicionales de la región», antes de agregar que se extenderá «hasta que termine la temporada agrícola».

De esta forma, el Ministerio de Exteriores reseñó que «es esencial que no se interrumpa la temporada de siembra» y a la urgencia de «acelerar el retorno de los desplazados internos a su lugar de origen», días después de rechazar las informaciones sobre los avances del TPLF –integrados ahora en las Fuerzas de Defensa de Tigray– en la región.

El Ejército negó además la semana pasada estar detrás de un bombardeo contra un mercado en la localidad de Togoga que habría dejado decenas de víctimas mortales y aseguró que el objetivo eran miembros del TPLF, al que Adís Abeba ha declarado como un grupo terrorista.

Asimismo, la semana pasada fueron asesinados en Tigray tres trabajadores de la organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF), entre ellos una española que trabajaba como coordinadora de emergencias, suceso achacado por Adís Abeba al TPLF.

La ofensiva contra el TPLF arrancó en noviembre de 2020 tras el citado ataque contra la base militar y después de un drástico repunte de las tensiones entre la formación y el Gobierno central. El conflicto ha provocado una grave crisis humanitaria, en medio de denuncias sobre abusos cometidos por las fuerzas gubernamentales y eritreas en sus operaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *