La tonada de Bob Dylan que apuntalará a Universal: Alex Webb

(Bloomberg) — No puede haber sido una decisión difícil para Bob Dylan vender su catálogo de composición a Universal Music Group. Quizás la pregunta más interesante es por qué el sello discográfico quería gastar varios cientos de millones de dólares para comprarlo.

La lógica de Dylan es sencilla. Los derechos de autor de su música expirarán 70 años después de su muerte, momento en el que su trabajo pasará al dominio público. Cuanto más envejece, más se acerca su catálogo a la depreciación del valor. Vender ahora le permite al artista de 79 años hacer efectivo del valor de la cartera, que probablemente ha recibido una nueva oportunidad de vida a medida que la transmisión en línea reactiva el crecimiento en la industria discográfica. El valor de los catálogos de música ha aumentado en consecuencia, y la semana pasada, la estrella de Fleetwood Mac, Stevie Nicks, de 72 años, vendió una participación del 80% en sus derechos de autor en un acuerdo que valoraba su catálogo en alrededor de US$100 millones.

¿Cómo se beneficia Universal Music Group? La empresa matriz, Vivendi SA, planea realizar una oferta pública inicial para el sello discográfico más grande del mundo el próximo año. Por lo tanto, el conglomerado de medios francés está en proceso de prepararlo para que sea lo más atractivo posible para los nuevos inversionistas. Aunque los servicios de streaming como Spotify Technology SA y Apple Music han revitalizado la industria de la música, también han resaltado algunas de sus vulnerabilidades.

La distribución digital ha facilitado a los artistas llegar al público sin un sello discográfico, que tradicionalmente financiaba los costos de estudio y marketing a cambio de una porción de los ingresos futuros. Abrirse camino sigue siendo una tarea difícil, y el enorme presupuesto de marketing de un sello puede ayudar, pero Internet ha permitido que artistas como la cantante de “Old Town Road”, Lil Nas X, logren una cantidad significativa de seguidores (y obtengan influencia) antes de firmar con un sello.

La dinámica de poder cambiante que permite a algunos artistas negociar términos más generosos ha llevado a los sellos discográficos a poner mayor énfasis en la propiedad intelectual, y el ingreso confiable que conlleva.

En este caso, son las composiciones de Dylan. Cuando llegue el momento de la gira con inversionistas para salida a bolsa de Universal Music Group, un profundo catálogo de derechos de grabación y publicación permitirá al director ejecutivo, Lucian Grainge, pintar una imagen más resistente de las ganancias de la compañía. Los retornos confiables prometidos por la obra de Dylan sin duda ayudarán con eso. Mientras tanto, Universal Music Group puede extender la vida útil de cada canción mejor que Dylan o sus herederos por sí solos, por ejemplo, al alentar a su grupo de artistas a grabar versiones.

La estrategia ya ha sido implementada con cierto éxito por su rival Warner Music Group Corp., que comenzó a cotizar en bolsa en junio. En su presentación de la OPI, estaba ansioso por señalar que gran parte de sus ingresos provenían de “fuentes estables y recurrentes, como nuestra biblioteca de publicación de música”, y que “menos del 10% de nuestros ingresos totales dependen de artistas sin una trayectoria establecida”.

La publicación de música (los derechos sobre la composición y las letras subyacentes) también es más rentable que el resto del negocio, con ganancias que representan el 23% de los ingresos, en comparación con el margen de beneficio del 15% de la música grabada (las versiones interpretadas de canciones o piezas). Es la misma razón por la que Spotify ha estado potenciando sus podcasts: poseer más contenido significa que no tiene que pagar tanto en regalías a terceros.

Los tiempos pueden cambiar, pero las melodías de Dylan generarán una renta durante muchos años.

Nota Original:Bob Dylan’s Latest Tune Is ‘Hey Mr. Cash Machine Man’: Alex Webb

©2020 Bloomberg L.P.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *