Si Biden gana, espere una épica resaca de política: Cathy O’Neil

(Bloomberg) — Si sigue las encuestas, incluso con mucho escepticismo, habrá notado que es probable que Joe Biden gane las elecciones presidenciales de EE.UU. Después de eso, no importa lo que hagan el actual presidente y sus seguidores más fervientes, Biden será posesionado e instalado en la Casa Blanca.

¿Qué viene después? Prepárese para una épica resaca de política.

Mientras los horrores de la presidencia de Trump se desarrollaban, todo tipo de problemas preexistentes se agravaron y empeoraron. Y por más placentero que sea tener un presidente que no esté destruyendo activamente el país, hay muchas áreas, además de los tapabocas y el reestablecimiento del concepto de autoridad científica, donde Biden necesitará un plan mucho mejor, y amplia voluntad política, para avanzar.

Considere, por ejemplo, el tema de las grandes compañías tecnológicas y su poder. Sin duda, Google y Facebook brindan servicios valiosos, por lo que han obtenido una parte descomunal de la atención y los datos del país. Sin embargo, cuando las personas se registran y utilizan aplicaciones supuestamente “gratuitas”, generalmente no son conscientes de los enormes costos individuales y sociales en los que incurren. Están regalando datos personales que pueden y se utilizan para atacarlos, desinformarlos, manipularlos y discriminarlos. Y se someten a un modelo de negocio que se beneficia al servirles más contenido incendiario que los mantiene interesados y haciendo clic en los anuncios, un comercio que está socavando la sociedad al radicalizar un número creciente de estadounidenses.

La demanda antimonopolio del Departamento de Justicia contra Google, que se centra en el dominio de la compañía sobre las búsquedas, no se acerca al problema. Incluso si las acciones legales expulsaran el motor de búsqueda de Google como el predeterminado para los usuarios de iPhone, las personas lo usarían la mayor parte del tiempo, y se escribirían entre sí por Gmail, e intercambiarían información e ideas en Google Docs y Google Spreadsheets, y así sucesivamente. El servicio se ha entrometido tan profundamente en nuestras vidas y negocios que no podemos abandonarlo. Y al igual que con todas las empresas de tecnología, sus ejecutivos siguen siendo incapaces de manejar las consecuencias, en parte porque sus intereses comerciales están en profundo desacuerdo con los del país en general.

Facebook ilustró la actitud de las firmas tecnológicas cuando su equipo legal describió cualquier esfuerzo para separar a la compañía de Instagram y WhatsApp como un “no rotundo”, lo que significa que lo que se ha hecho es simplemente demasiado difícil de deshacer. Aparte de su arrogancia, la declaración es directamente falsa. Si bien el cierre de Google podría poner fin a la vida cotidiana de los estadounidenses, cerrar Facebook, y mucho menos separar sus servicios, sería perjudicial pero no fatal. Así que la confianza de la compañía es reveladora: sugiere que Mark Zuckerberg y su equipo piensan que el gobierno en general, y las leyes antimonopolio específicamente, no pueden interponerse en su camino.

Entonces, Estados Unidos tiene al menos dos compañías cuyo poder de mercado, e influencia sobre la forma en que las personas perciben e interactúan con el mundo (y votan), supera con creces su sentido de responsabilidad, y la respuesta del gobierno hasta ahora ha sido tibia, incluso patética. El enfoque de la Administración Trump en la reforma de la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, la parte que protege a las compañías tecnológicas de la responsabilidad por el contenido que distribuyen, es un ejemplo: el fiscal general Bill Barr no parece darse cuenta de que responsabilizar a las compañías tecnológicas de vigilar el contenido en realidad les daría más, no menos, poder.

En esta y muchas otras áreas, Estados Unidos se enfrenta a un rudo despertar a fines de enero. Hay mucho por hacer, más allá de simplemente arreglar lo que dañó Trump. Es desalentador. Vamos a preparar nuestras curas para la resaca favoritas (la mía es el jugo de naranja con chiles) y preparémonos para trabajar.

Nota Original:If Biden Wins, Prepare for an Epic Policy Hangover: Cathy O’Neil

©2020 Bloomberg L.P.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *