Ficha limpia: hacia una política sana y confiable

legislatura-de-neuquen
(@LegislaturaNqn)

La sociedad necesita mensajes claros inmediatamente. La iniciativa conocida como “ficha limpia” es la intención de imponer requisitos en esta línea para brindar transparencia en aquellos candidatos a cargos electivos y a los de designación directa dentro del Poder Ejecutivo, como así también a las autoridades partidarias.

Esto surge como necesidad a la incongruencia vivida hasta estos tiempos que corren, en donde continúa la aparición de personas en listas partidarias como aspirantes a cargos electivos, y que se encuentran condenadas por distintos delitos, entre ellos, el que moviliza más a la opinión pública cómo el delito a la corrupción.

Aunque hay distintas miradas sobre el alcance y el tipo de condena prohibitorio, todos coincidimos en que es un instrumento de mejora hacia una democracia más fuerte, sana y confiable. Y lo más importante: que debe de ser aplicada de inmediato para darle un respiro a una política que hoy se encuentra sumamente cuestionada por sus propios estándares.

Actualmente, basta para una postulación tener más de 21 años, residencia de cuatro años en la provincia y gozar de la ciudadanía natural o legal de más de cinco años. No estar imputados con resolución judicial de prisión preventiva, o condenados con sentencia firme, ser deudor del fisco condenados al pago, en tanto no sea este satisfecho y ser deudor alimentarios morosos.

Llego el momento de que las cosas empiecen a cambiar desde quienes más responsabilidades tenemos. En mayo de este año, la provincia de Neuquén, sumó más restricciones a las condiciones de los postulantes a cargos y funcionarios públicos. A partir de ahora, aquellos candidatos no pueden estar inscriptos en el registro de condenados por violencia de género o familiar, según lo establece la flamante ley provincial 3233.

Pero no nos quedamos quietos. En la Legislatura neuquina, el jueves 8 de octubre es una fecha clave. La “ficha limpia” podría convertirse en realidad, y ser Neuquén el primer distrito en implementarla.

“La ficha limpia” sumaría la prohibición de postularse a quienes tengan condena por delitos contra la vida, contra la integridad sexual, contra el estado civil o la identidad, contra la libertad, y por corrupción.

Todos los momentos son inapropiados, y más cuando son el apropiado. Podría haber sido hace antes, podría ser después de la crisis que estamos viviendo. Pero no. Las decisiones que cambian realidades se toman y no se posponen. Por eso, en esta ley ampliamos y endurecemos los controles e incluimos a funcionarios del Poder Ejecutivo.

Estoy convencida de que es tan urgente como para el Legislativo que ese poder tenga filtros que permitan a los neuquinos dejar de lado sospechas y comience un proceso de credibilidad. Y que desde Neuquén sirva como ejemplo para toda la Argentina.

No deja de sorprendernos la realidad cuando ante nuestros ojos un diputado nacional transforma un acto de su vida privada en un espectáculo obsceno en plena sesión en el Congreso. Sin excusas. Pero ese repudiable momento es nada más que la consecuencia de que una persona con los antecedentes que carga haya llegado a la Cámara.

No se trata de coartar posibilidades. Se trata de darle posibilidades a quienes las merezcan. De que los ciudadanos estemos gobernados por gente honesta. De que quienes gobernamos seamos auscultados por la sociedad, sin mentiras. Los fueros no son una condición natural, deben merecerse. El respeto, también.

Este proyecto no queda solo en una diatriba optimista. Si por fin se replicara en otros distritos, incluso a nivel nacional, tal vez encontraría que algunos poderes podrían corromperse para facilitar el ocultamiento de delitos. Sabemos que hay feudos en los que hay un largo historial de connivencia y complicidad. Entonces, tal vez este tipo de iniciativas sea una señal de alerta para gobernantes y de ánimo para los ciudadanos que anhelan que las instituciones de la República muestren de qué lado están. De un lado está la mismísima República. Del otro lado, la nada.

La ficha limpia será el comienzo de una iniciativa sana y confiable. Sobre eso, no hay dudas.

La autora es diputada de la provincia de Neuquén- Pro-Juntos por el Cambio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *