Candidato de Evo Morales pide a ONU apoyo en elecciones bolivianas tras violencia

El candidato izquierdista a la presidencia de Bolivia Luis Arce, delfín del exmandatario Evo Morales, solicitó este martes a la ONU apoyo y observación en las elecciones del 18 de octubre para garantizar el respeto de los resultados, en medio de tensiones y jornadas violentas.

«Reiteramos el llamado de apoyo y observación activa durante la campaña electoral, la jornada del 18 de octubre y los posteriores días de elección», afirmó Arce, en una carta pública, cuya copia fue enviada por su oficina de prensa a la AFP.

La misiva está dirigida además del secretario General de la ONU, Antonio Guterres, al presidente pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el mandatario mexicano Andrés Manuel López Obrador; el alto representante de la Unión Europea para las Relaciones Exteriores, Josep Borrell, y el hondureño Luis Fernando Cordero, actual presidente del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Para Arce, la labor de esas organizaciones «será un factor de tranquilidad para la ciudadanía, un factor de disuasión frente a quienes intenten subvertir el ejercicio democrático y una garantía importante de respeto a los resultados electorales».

La OEA y la UE tendrán misiones de observación a las elecciones presidenciales y legislativas en Bolivia, que fueron postergadas tres veces por la pandemia, y que reemplazan a los comicios de octubre de 2019, que derivaron en protestas que condujeron a la renuncia de Morales y que luego fueron anulados.

La ONU designó una misión de acompañamiento.

En la carta, Arce denunció las recientes declaraciones de Arturo Murillo, ministro de Interior del gobierno interino de Jeanine Áñez, y su viceministro Javier Issa, sobre el uso de militares y policías para impedir eventuales actos de violencia de cara a los comicios.

Murillo llamó esta semana a defender la democracia «al precio que tenga que ser», mientras que Issa aseguró que la Policía y el Ejército estarán «en alerta permanente hasta que se haga el traspaso de mando al nuevo gobierno».

Para el candidato izquierdista, esos comentarios «demuestran» que las autoridades bolivianas «no desisten en sus intentos de obstaculizar el proceso electoral, intentando generar miedo y amenazando ahora con el uso de la fuerza militar».

Mientras se acerca al día de las elecciones, Bolivia vive una ola de violencia política.

En un informe difundido el viernes pasado, la Oficina en La Paz de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos registró en el último mes 27 acciones «reprobables de violencia» de grupos civiles.

Arce, exministro de Economía durante el gobierno de Morales (2006-2019), marcha primero en las encuestas de intención de voto de la fundación católica Jubileo con el 29,2%, seguido por el expresidente de centro Carlos Mesa (19%) y el líder civil regional derechista Luis Fernando Camacho (10,4%).

jac/rsr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *