KLM acuerda un plan empresarial de ayuda estatal, pero sin los pilotos

EFE/EPA/EVERT ELZINGA/Archivo
EFE/EPA/EVERT ELZINGA/Archivo
(EVERT ELZINGA/)

La Haya, 1 oct (EFE).- La aerolínea holandesa KLM llegó este jueves a un acuerdo con su personal de cabina y de tierra, aunque no con los pilotos, sobre recortes salariales y el despido de miles de empleados para elaborar el plan de reorganización exigido por el Gobierno para acceder a ayudas estatales de 3.400 millones de euros.
Todas las categorías de empleados de KLM han ido aportando en los últimos dos meses sus propuestas a las negociaciones para un acuerdo equilibrado, pero el sindicato de pilotos (VNV) -que incluso propuso un reducción salarial del 20 por ciento para evitar despidos- lamenta una falta de comunicación con la aerolínea, con la que sigue sin llegar a acuerdos.
La compañía tenía hasta el 1 de octubre para enviar a La Haya un paquete con medidas y planes de austeridad para reducir costes en un 15 %, por lo que negoció con los diferentes sindicatos a contrarreloj, pero «en cualquier caso», enviará esta noche un plan al Ministerio de Finanzas, «preferiblemente con el apoyo de los pilotos, pero también sin él», según un portavoz de KLM.
El propio ministro, Wopke Hoekstra, aumentó la presión a primera hora de este jueves, señalando que, si el personal no está de acuerdo con los recortes salariales y los despidos que se van a realizar, la otra y única opción es «la quiebra».
No obstante, subrayó que «la buena noticia es que algunos sindicatos ven que estos (recortes y despidos) son necesarios», sin dejar claro si aceptará un plan si no está respaldado por todos.
GARANTÍA DE RECONTRATACIÓN
Según el sindicato FNV Cabine, se ha alcanzado un acuerdo sobre un plan social para el personal de tierra y cabina que vaya a ser despedido, lo que supone una indemnización «muy mejorada» y una garantía de recontratación dentro de cinco años si la compañía mejora, «lo que ofrece perspectiva» al personal del que se va a prescindir y garantiza su antigüedad en la empresa.
Para recortar gastos, KLM quería congelar los aumentos salariales acordados previamente en los convenios colectivos de trabajadores para 2020. El acuerdo alcanzado hoy en relación con la tripulación supone aplicar esta subida salarial a los empleados que ganan un sueldo promedio, mientras que se tratará de excluir de los recortes a aquellos que obtienen hasta un 50 por ciento más de la media.
También se accedió a subrayar que la reducción de las condiciones de empleo para los que se quedan es «temporal», aunque esto será algo que todos los sindicatos involucrados en la negociación detallarán más adelante, cuando expliquen el acuerdo a sus miembros y lo sometan a votación en los próximos días.
«La semana que viene trabajaremos en los puntos principales de los protocolos. Por supuesto, todos los miembros pueden votar las condiciones de empleo y el plan social a corto plazo», explicó FNV en un comunicado.
La aerolínea, que se ha visto muy afectada por el parón en los vuelos durante la primera ola de coronavirus, anunció hace dos meses que recortará entre 4.500 y 5.000 puestos de trabajo entre el personal de tierra, de cabina y los pilotos, pero el Gobierno pidió negociar eso con los sindicatos.
La totalidad de las condiciones recogidas en ese acuerdo se harán públicas dentro de unas semanas, cuando las revise Hoekstra, y, mientras tanto, ya se ha transferido a la compañía una parte de dinero, 277 millones de euros, y podrá ya pedir un préstamo bancario, con garantía estatal, de hasta 665 millones.
El resto de la ayuda pública no se entregará hasta que se haya aprobado oficialmente el plan de reorganización, que pasará también por el Parlamento holandés, para determinar si la forma en la que se harán esos recortes es justa para todos, porque tanto sindicatos, como el Gobierno y la dirección de KLM están de acuerdo en que son necesarios, aunque hayan estado divididos en su forma y el alcance.
El acuerdo debe concluir en una reducción de costes de un 15 por ciento y de emisiones de CO2 de un 50 por ciento para 2030, por lo que deberá detallar los planes hacia la sostenibilidad que seguirá KLM.
EMPRESAS CON BANDERA HOLANDESA
KLM no es la única compañía con bandera neerlandesa en números rojos a causa de la pandemia de coronavirus.
Ayer, la petrolera angloholandesa Shell anunció sus planes de recortar hasta 9.000 empleos como parte de una reorganización para reducir costes, el mismo día que BAM Groep, la mayor empresa de servicio de construcción de Países Bajos, confirmaba la reducción de cientos de puestos de trabajo y Tata Steel, fabricante de acero y aluminio, anunciaba el despido de 850 trabajadores.
El profesor de Mercado Laboral en la Universidad de Tilburgo, Ton Wilthagen, consideró que el coronavirus no es la única causa detrás de los recortes de empleo.
«Debido a la digitalización, la automatización y la robotización, las empresas más grandes de Países Bajos se están reduciendo. Junto al coronavirus, se produce un cóctel bastante tóxico en términos de pérdida de puestos de trabajo», subrayó a la televisión holandesa NOS.
El desempleo en Países Bajos pasó de un 2,9 por ciento en el pasado febrero a un 4,6 por ciento en agosto, pero según los pronósticos subirá el próximo año hasta un 7% debido a los posibles cierres de negocios en la segunda ola y los despidos causados por los efectos financieros de la pandemia.
El Gobierno holandés ha asignado 1.400 millones de euros en ayudas para desempleados afectados por el coronavirus, lo que invertirá en proyectos de capacitación y búsqueda de nuevos trabajos para unas 100.000 personas, que no se contabilizarán como «parados» porque estarán «en formación».
Además, las empresas holandesas afectadas por la pandemia están recibiendo ya subsidios salariales para 1,3 millones de empleados, con un esquema de ayudas que se extiende hasta julio de 2021.
Imane Rachidi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *