Con Soto, Tatis y Valdez la promoción 2015 ya pagó 20 veces lo que se invirtió

Cuando en el verano de 2015 las 30 organizaciones de las Grandes Ligas se combinaron para invertir US$53,932,770 en el reclutamiento de 404 jóvenes dominicanos los planes marcaban que para este 2020 comenzarían a acercarse al Big Show las excepciones más sobresaliente. En el mejor de los casos comenzaría a tocar las puertas en septiembre de 2021.

Es lo que dicen las métricas sobre el tiempo que demora desarrollar a los criollos antes de acercarse a la Gran Carpa: A los 140 que llegó a la MLB firmado entre 2010 y 2016 les tomó 5,4 años en ligas menores antes de alcanzar la “tierra prometida”.

Pero la 2015 fue una clase especial, de esas que no ocurren a menudo y el cierre de la recortada campaña 2020 no ha hecho más que confirmar el material del que están hecho algunos de esa promoción.

A la fecha, ya han trepado hasta el Gran Circo 16 de esos firmados (3.9%) y más de una decena “amenaza” con hacerlo en 2021. Para muestra dos botones; de los 454 reclutados en 2014 (con un año más en el sistema) han subido 14 (3%) y de los 514 de 2013 se han tomado el café 18 (3.5%).

Medidos por rendimiento, la promoción 2015 presenta un total de 24.8 victorias sobre jugador reemplazo (WAR) en la versión de Baseball-Reference. Los de 2014 llevan 13.1 y los 2013 quedan en 17.2.

Cuando los equipos se lanzaron al mercado a abrir el talonario en 2015 encontraron jugadores como Juan Soto y Framber Valdez (que llegaron al Big Show en 2015), Fernando Tatis III y Vladimir Guerrero (2019), Cristian Javier, Sixto Sánchez y Deivi García.

También hubo talento del nivel de Leody Taveras, Enoli Paredes, Emmanuel Clase y Cristian Pache. Ese grupo de 16 que ya topó el máximo nivel fue reclutado por un total de US$11,050,922, de acuerdo a los reportes de los equipos.

Si se aplica el valor que FanGraphs asigna a una WAR (US$9,1 millones para 2020) entonces ya ese grupo ha producido US$225,680,000 para sus equipos, 20 veces lo que se invirtió en ellos y 4,1 veces lo destinado a reclutar toda su clase.

Tatis III, de 21 años, acaba de concluir su segunda campaña y es serio candidato al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional al terminar con una línea ofensiva de .277/.366/.571, 17 cuadrangulares y 45 vueltas empujadas.

Soto, que cumplirá 22 años el 25 de octubre, se ha convertido en el líder de bateo más joven en el Viejo Circuito y también encabezó su liga en OBP (.490), slugging (.695), OPS (1.185) y OPS+ (212), el único latino en la historia que ha logrado tales lideratos en una campaña.

Un jugador que superó un positivo asintomático al COVID-19 en julio genera expectativas sin límites por sus habilidades para batear al combinar el dominio de la zona de strikes con el poder (tomó 41 boletos y solo se ponchó 28 veces).

Sánchez compite por el Novato del Año, mientras que Valdez y Javier integran la rotación de un equipo como los Astros, en los playoffs.

“Es una muy buena clase y pudieron haber más arriba”, dice Amaurys Nina, de la International Prospect League y quien colocó más de una docena de jugadores en esa clase. Menciona a Gilberto Celestino y Jeison Guzmán como candidatos a subir en 2021.

Nina entiende que si bien fue un buen grupo da crédito al trabajo de los entrenadores en la formación, además de los scouts con la evaluación y los reportes.

La compara con la 2013, donde salieron Rafael Devers, Eloy Jiménez, Víctor Robles, Sandy Alcántara, Willi Castro, Génesis Cabrera y Freddy Peralta.

Pero de momento, Nina no vislumbra otra promoción parecida y lo atribuye en parte a lo temprano en que los equipos están cerrando contratos con entrenadores, lo que no permite concluir el proceso de formación, una tendencia que se aceleró en 2016, el año siguiente a esa clase.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *