Yeni Berenice Reynoso apelará fallo que descarga a Quevedo y exregidor de Pedro Brand

Santo Domingo.–  La fiscal del Distrito Nacional, Yeni Berenice Reynoso, dijo hoy que apelará la decisión que descargó al transportista  Arsenio Quevedo y exregidor Erikson de los Santos y condena a 30 años de cárcel a los imputados Danilo Octavio Reynoso y Amaurys Cabrera.

“Está demás decir que apelaremos la decisión que condenó a 30 años a los dos contratados de Quevedo y ex regidor y los descargó a ellos. Cómo se puede explicar que un testigo sea considerado coherente para condenar a los desarraigados y poco creíble para los jefes”, señaló Reynoso tras el fallo emitido por el Segundo Tribunal Colegiado de la referida jurisdicción.

“El cheque del pago emitido por Quevedo no es prueba porque no decía que era por concepto de sicariato. En serio?”, cuestionó la magistrada en su cuenta de Twitter.

Según el tribunal se descargó a los imputados porque el Ministerio Público no demostró los elementos suficientes.

Tuits de la fiscal ante decisión de tribunal. @YeniBerenice

Tuits de la fiscal ante decisión de tribunal.
@YeniBerenice

“La mapificación en las escenas, las llamadas, los sicarios en la nómina, el cheque, los testigos, las pruebas del móvil vinculadas directamente a Quevedo y a Erickson, entre otras muchas pruebas no fueron suficientes, esperemos a ver qué dice la Corte”, advirtió la fiscal a la decisión de las magistradas Gisselle Soto, Clara Castillo y Leticia Martínez Noboa.

Además de absolver a Quevedo y De los Santos, el tribunal ordenó el levantamiento de la oposición que pesa sobre los bienes de Unatrafín dispuesta en el 2015.

También ordena la devolución de los todos los objetos y documentos que no están sujetos a decomiso,  y levantamiento del secuestro e incautación y su posterior devolución de los bienes ocupados a Erickson de los Santos Solís.

Según la Fiscalía, el imputado Arsenio Quevedo, quien también estaba acusado de lavado de activos proveniente de la mafia de los combustibles, era el supuesto cabecilla de un grupo que ha hecho uso de la práctica criminal en todo el territorio nacional desde finales del 2008, “conducta asesina que consiste en ejecutar transportistas por diferencias y conflictos en las distintas rutas del trasporte público”.

De acuerdo a la Fiscalía, el imputado Arsenio Quevedo era el cerebro y financiador de esta red, en el entendido de que se beneficiaba de las muertes, mientras que Erickson de los Santos era el encargado de supervisar el comando a cargo de ejecutar las acciones, cometer los asesinatos, intentos de secuestro, entre otras conductas típicas del crimen organizado.