Recortes masivos en la propuesta de Trump para el presupuesto 2019

El pasado lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presentó la segunda propuesta presupuestaria de su administración, la cual significaría graves afectaciones a los fondos de defensa y no defensa de las agencias gubernamentales, cambios tributarios y financiación de programas de seguro y asistencia social como la Seguridad Social, Medicare, Medicaid y cupones de alimentos.

La nueva propuesta del mandatario es muy similar al presupuesto que lanzó en 2016, por lo que al igual que el año pasado, este presupuesto asume una tasa de crecimiento económico extremadamente poco realista: 3 por ciento, por encima del 1.9 por ciento actualmente proyectado.

De acuerdo con el sitio de noticias Vox, ambas propuestas de Trump han sido muy similares a los planes presupuestarios presentados por el presidente de la Cámara, Paul Ryan, cuando era el presidente del Comité de Presupuesto de la Cámara.

Pues aunque Ryan siempre sugirió grandes recortes a los programas destinados a los más pobres y ahora Trump aumenta los fondos para la seguridad fronteriza, los veteranos y la defensa, recorta casi todo lo demás, incluido Medicare, que se ahorró en gran medida en el presupuesto del año fiscal 2018.

De aprobarse la petición del presidente estadounidense, implicaría la aprobación de un proyecto de ley que remplazara en su mayoría el Obamacare, lo cual implicaría un recorte profundo a Medicaid muy por debajo de sus niveles anteriores a Obamacare, haciendo que la ley de impuestos aprobada en 2017 sea permanente.

Captura de pantalla de Comité para un Presupuesto Federal Responsable

De acuerdo con el Comité para un Presupuesto Federal Responsable el presupuesto del presidente tiene un total de $3,1 billones en ahorros presupuestarios en relación con ley actual e incluiría grandes cambios como un recorte de 42.3 por ciento a todo el gasto “no discrecional de defensa”, desde el nivel actualmente planificado de $756 mil millones en 2028 a $ 436 mil millones.

En su página oficial, el Comité señala que dicha categoría incluye fondos para agencias gubernamentales como la Agencia de Protección Ambiental y el Departamento de Estado, ciertos programas de redes de seguridad e investigación científica a través de los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación Nacional de Ciencia.

Además, significaría un aumento de $777 mil millones al gasto de defensa en 10 años, pues pese a que para el año 2028, el gasto total en defensa será menor, en los próximos años será significativamente más alto (7.9 por ciento más en 2020, por ejemplo).

Sin embargo, el presupuesto del presidente no es una ley ni una política gubernamental implementada. Para aprobar el presupuesto de Donald Trump, el mandatario requiere de al menos 60 votos en el Senado.

Esto significaría que al menos nueve demócratas, además de la bancada republicana, tendrían que votar a favor del presupuesto.

(Con información de  Comité para un Presupuesto Federal Responsable, Casa Blanca y Vox)