Periódico estadounidense Miami Herald publicó sanción de EE.UU. contra Félix Bautista

Tanto en su versión en inglés como en español, el periódico Miami Herald, uno de los más importantes de Estados Unidos se hizo eco de la sanción interpuesta por los Estados Unidos contra el senador dominicano Félix Bautista por presunta corrupción.
La información fue compartida con el título: Gobierno de Trump sanciona a senador dominicano por corrupción en Haití y tiene la firma de la periodista Jacquiline Charles.
A continuación reproducimos de manera íntegra:

Un senador de la República Dominicana acusado de ganar millones de dólares en proyectos de reconstrucción que nunca terminó tras el terremoto de Haití fue sancionado por el gobierno de Donald Trump por actos de corrupción relacionados con la reconstrucción de Haití tras el devastador sismo del 2010 en el país caribeño.

El senador Félix Ramón Bautista Rosario y cinco compañías de su propiedad o bajo su control fueron sancionados por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos bajo la Ley Global Magnitsky. La ley permite que el poder ejecutivo imponga prohibiciones de visa y sanciones financieras específicas contra personas y entidades extranjeras responsables de cometer violaciones de derechos humanos o participar en actividades de corrupción. Como resultado, cualquier activo que Bautista posea dentro de la jurisdicción de Estados Unidos será bloqueado, y se les prohíbe a los ciudadanos estadounidenses hacer negocios con él.

La medida de la administración se produce mientras Bautista permanece bajo escrutinio en Haití, donde varias de sus compañías están acusadas de corrupción y de incumplimiento de sus compromisos. En marzo del 2015, el Tribunal Supremo dominicano desestimó los cargos contra Bautista por “falta de pruebas” después de haber sido acusado públicamente de lavado de dinero y malversación de fondos.

Bautista ha negado las acusaciones de corrupción en Haití. En entrevistas anteriores con periódicos dominicanos, dijo que los contratos fueron otorgados legalmente.

“Estas acciones son parte de nuestra campaña continua para responsabilizar a funcionarios del gobierno y otros actores involucrados en abusos de derechos humanos y actividades corruptas”, dijo Sigal Mandelker, subsecretario del Tesoro para el terrorismo y la inteligencia financiera. “El senador Bautista utilizó su posición para involucrarse en actos de corrupción, incluyendo aprovecharse de los esfuerzos humanitarios para la reconstrucción de Haití”.

Tras el terremoto de Haití del 2010, Bautista recibió más de $200 millones en controvertidos contratos sin licitación del gobierno haitiano para que sus empresas reconstruyeran ministerios del gobierno destruidos y viviendas. Pocos de esos planes se terminaron: los proyectos se retrasaron, los trabajadores entregaron construcciones de mala calidad y las empresas dejaron de funcionar. En algunos casos, el gobierno cambió el alcance de los proyectos, lo que llevó a acusaciones entre los líderes actuales y gubernamentales.

En un ejemplo, la constructora de Bautista, Hadom, recibió un contrato por $14.7 millones y recibió $10 millones por adelantado para construir el Ministerio de Relaciones Exteriores, uno de los 40 edificios gubernamentales que se derrumbaron durante el terremoto. El edificio nunca fue construido.

Ese lucrativo contrato es uno de varios de una investigación en curso por parte de jueces haitianos sobre las acusaciones de que ex funcionarios del gobierno haitiano y directores de empresas privadas malversaron $2,000 millones en préstamos petroleros venezolanos.

En un comunicado de prensa sobre las sanciones, el Departamento del Tesoro describe a Bautista como involucrado “en actos importantes de corrupción tanto en República Dominicana como en Haití”.

“Según informes, Bautista incurrió en sobornos relacionados con su posición como senador, y presuntamente estuvo involucrado en corrupción en Haití, donde utilizó sus conexiones para obtener contratos de obras públicas para ayudar a reconstruir Haití luego de varios desastres naturales, incluyendo un caso donde a su compañía le pagaron más de $10 millones por un trabajo que había terminado”, dijo el comunicado.