Ni siquiera las Olimpiadas se salvaron de los hackers

Parece que ni siquiera las Olimpiadas se salvaron de los hackers. Después de rumores de un posible ataque cibernético, se ha confirmado oficialmente que los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 fueron objeto de un ciberataque.

El domingo, los organizadores verificaron que los Juegos Olímpicos fueron pirateados durante la ceremonia de apertura del viernes pasado, pero hasta el momento la fuente del ataque aún no se ha revelado. Los sistemas que incluyen los servicios de internet y televisión se vieron afectados el viernes por la noche, pero los organizadores aseguraron a los medios que la violación “no había comprometido ninguna parte crítica de sus operaciones”, según un informe de Reuters.

Expertos en ciberseguridad ya habían prevenido de un posible ataque desde hace varias semanas. Varios informes señalaron que existían señales de que los hackers respaldados por Rusia podrían haber estado planeando un ataque, como una represalia contra la prohibición de que ese país participe en los Juegos en Pyeongchang. Recordemos que a la federación rusa no se le ha permitido competir, como resultado de las reglamentaciones antidopaje, aunque varios atletas rusos han participado en los juegos independientemente, bajo la bandera de “Atletas Olímpicos de Rusia” (OAR).

winter olympics 2018

Nils Petter Nilsson/Getty Images

Por su parte, Rusia ha negado vehementemente cualquier sugerencia de piratería informática. Unos días antes de que comenzaran las Olimpiadas, el gobierno ruso señaló que cualquier reclamo que vincule a sus operativos con piratear a Pyeongchang era “completamente infundado”.

Otro claro sospechoso podría ser Corea del Norte, dada la proximidad de los juegos a esa nación. Sin embargo, el equipo de Corea del Norte marchó junto a la delegación de Corea del Sur por primera vez en una ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos desde 2006, tal vez como un gesto simbólico del inicio de una apertura de diálogo.

El Comité Olímpico Internacional (COI), por su parte, se mantiene al margen sobre el tema. “Nuestro objetivo es mantener operaciones seguras”, dijo Mark Adams, portavoz del comité. “No vamos a comentar sobre el tema. Es algo en lo que estamos trabajando. Nos estamos asegurando de que nuestros sistemas sean seguros y permanezcan seguros”.

Afortunadamente, parece que la situación fue efímera y se solucionó rápidamente. “Todos los problemas se resolvieron y se recuperaron ayer por la mañana”, dijo a la prensa el vocero del comité organizador de Pyeongchang, Sung Baik. “Conocemos la causa del problema, pero ese tipo de problemas ocurre con frecuencia durante los Juegos. Decidimos con el COI que no vamos a revelar la fuente del ataque”, agregó.

Aún así, las noticias de este ataque cibernético provocaron que un número de patrocinadores de los Juegos Olímpicos sean aún más cautelosos, mientras que varios otros dijeron que ya tenían prevista esta posibilidad  y que ya tomaron medidas contra los piratas informáticos. La situación del pasado fin de semana demuestra que esa fue una previsión muy necesaria.