Bomberos de Santiago tienen bajo salario y poco presupuesto

Los bomberos de esta ciudad son más que héroes: a pesar de que reciben un paupérrimo salario, trabajan por vocación de servicio las 24 horas del día y los siete días de la semana.
Con el sagrado compromiso de proteger la vida y los bienes de las familias y de las empresas de Santiago, el Cuerpo de Bomberos de se encuentra en medio del dilema de la vocación de servir y el trato que reciben para poder cumplir con las demandas de la población.

Y es que, por más que tengan vocación y deseo de servir a la población, el organismo de socorro se siente atado con un pírrico presupuesto de RD$30 mil mensuales (RD$360 mil al año), que les entrega el Ministerio de Interior y Policía y la poco o nada ayuda que le aportan los empresarios.
Al explicar la realidad que padece el organismo, el jefe de los bomberos de Santiago, coronel Alexis Moscat, dijo que se hace urgente que Interior y Policía haga una revisión para aumentarle el presupuesto a la institución y que, a su vez, esta pueda mejorar el salario de sus miembros que en promedio es de RD$5,500, en el caso particular de los rasos.

“Hemos solicitado a Interior y Policía que estudien y analicen si los bomberos reciben 30 mil pesos mensuales es suficiente, ni para una familia y mucho menos para sostener a 92 personas, una estación principal y cinco más subestaciones y mantenimiento de vehículos”, afirmó.
Desertan cada año. Según Mosca cada año en diciembre algunos miembros deciden abandonar la institución, principalmente por el bajo salario que devengan mensualmente.

Dijo que el pasado mes de diciembre renunciaron siete miembros de los bomberos de Santiago y no 40 como se había manejado la información en los medios de comunicación.
Explicó que en ocasiones hay personas que regresan a la labor pese a los bajos salarios porque no encuentran qué hacer después.

Moscat manifestó que cuentan con 92 bomberos, pero requieren llegar a 115 para poder dar abasto a las necesidades de la amplia población del municipio de Santiago.

Impasse alcaldía-Coraasan. Moscat informó que no ha podido hacerle un reajuste salarial a los bomberos debido los fondos que la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago le retiene al ayuntamiento.

Sostuvo que una parte de los recursos que deben entrar a través de la recogida de basura llega a los bomberos, pero últimamente se ha visto afectado por el impasse.

Necesidades. Moscat dijo que la ciudad de Santiago cuenta con 31 hidrantes en servicio y otros 19 están bajo mantenimiento. Reconoció que se necesitan más.

Por otra parte, manifestó que los lugares más difíciles para los bomberos penetrar son aquellos donde las viviendas se encuentran debajo de puentes, cerca de las cañadas, en los callejones, y parte de atrás de otras casas porque deben dejar los camiones a largas distancia y añadir más mangueras de las previstas.

Asimismo, dijo que el Departamento de Inspectoría de la alcaldía ha estado haciendo visitas para realizar las revisiones pertinentes en los lugares concurridos para exigirle a los propietarios de esos negocios que las puertas de salida y escaleras de emergencia que estén con letreros y obstáculos se habiliten y se ejecuten todas las medidas de seguridad, desde las puertas de emergencia y los extintores que deben tener.

Ayudas fijas. Moscat llamó al sector empresarial de Santiago a ayudar al Patronato del Cuerpo de Bomberos con una tarifa fija, la cual sea manejada conjuntamente entre este organismo y la propia alcaldía.

Motivación. Dijo que aunque la vocación de servicio es primordial para la función de los bomberos, los salarios bajos no motivan a que más personas jóvenes se interesen en trabajar en la institución.
Sostuvo que ya la ciudadanía no tiene esa vocación de servicio para ser miembro de los Bomberos, la Defensa Civil o la Cruz Roja.